Bicameralidad en el Congreso  
 
17
Nov 17


La bicameralidad –sistema de dos cámaras legislativas en el congreso o parlamento– forma parte de nuestra historia. Se instauro con la Constitución de 1828, como la primera representación de bicameralismo real y la división parlamentaria se replicó en las Constituciones de 1839, 1856, 1860,1920, 1933 y 1979, no obstante con diferentes características, se debe tener en cuenta las diferentes variantes[1] del bicameralismo y su adecuación a la globalización y a la coyuntura política, histórica, económica y social.

No es negada como una posibilidad de reforma por los congresistas, aunque ello no signifique que sea aceptado por la mayoría, debido a que desde el año 1995 hasta la actualidad se ha presentado un total de 28 iniciativas legislativas[2] sobre retorno a la bicameralidad que no ha prosperado hasta a la actualidad.

 El gobierno actual no ha sido ajeno y ha desarrollado una propuesta:

“Se mantiene el total de 130 congresistas, pero se propone dividirlos en dos Cámaras:

1. La de Diputados tendrá 100 miembros, elegidos en listas cerradas y bloqueadas, que representarán a las regiones. Tendrán los mismos requisitos que los congresistas actuales.

2. La segunda será un Senado de 30 miembros, con una edad mínima de 45 años, a dedicación exclusiva. Será elegido por distrito único[3] a nivel nacional”.[4]

El argumento usual, es una mejor calidad en la producción legislativa y con una visión más amplia de la problemática social; que no se logra simplemente con la semana de representación de los congresistas, es necesario que cuenten con una visión nacional, del cual se encargaría el Senado y otra que responda a representantes con una visión más local a cargo de los Diputados.

Por ello, para la reforma es substancial encontrar el método de elección adecuado que permita a los ciudadanos verse representados en ambas cámaras y no suscite, lo mismo que en el último congreso bicameral, donde los ciudadanos no se sentían representados por el Senado, al cual consideraban una cámara poco representativa. En el caso de la primera cámara el número de escaños sea directamente proporcional con la demografía de cada región del país; y en la segunda cámara, cada región cuente con el mismo número de escaños para garantizar el principio de igualdad en la representación.

La percepción común que se tiene sobre la labor de la cámara de Diputados es el control político y de aprobar proyectos de ley en primera instancia, los mismos que luego serían ratificados o desestimados por el Senado, convertido así en una cámara reflexiva y técnica, por el nivel de preparación de sus integrantes. De acuerdo a los diferentes proyectos que se han presentado, la tendencia que se sigue es a la implementación del bicameralismo imperfecto, donde se acentúa la diferencia de funciones.

Es relevante, que fijar y delimitar las funciones y facultades que le corresponderán a cada cámara, tales como: la aprobación de los tratados, antejuicio político, acusación constitucional, delegación de facultades al legislativo, entre otras más.  La delimitación de funciones es un paso más para un trabajo complementario y articulado. De acuerdo con Karl Loewstein:

“[…] El control intraorgánico –de la actividad legislativa del Parlamento– más importante consiste en la división de la función legislativa que, como tal, está distribuida entre dos ramas separadas de la asamblea que se controlan y limitan mutuamente[5]”,

Es una referencia al sistema de contrapesos como el que se suscita entre el legislativo (como ente) y el ejecutivo. Con sus funciones/facultades definidas, será visible cual es la falla en el trabajo articulado que deben desarrollar.

El método de elección y las funciones determinadas, son algunos de las aristas que se deben revisar antes de regresar al sistema bicameral. Debemos ser objetivos y buscar cual es el objetivo de regresar a un sistema bicameral; ¿Calidad en la producción legislativa? ¿La cámara de senadores asegura calidad legislativa? Es imprudente pensar que cambiar la conformación del parlamento es el único motivo para tener normas de calidad.

Entrar al sistema bicameral implica analizar el porqué, sus dos predecesores cayeron. Pero también alimentas más dudas: ¿Es necesario implementar requisitos específicos para depurar a los malos funcionarios públicos, sin afectar el acceso a la representación? ¿Se asegura la representación de los ciudadanos en relación con el nivel de experiencia que se busca implementar con la cámara de Senadores? ¿Se asegura una mejor compresión de la realidad nacional? Siendo la gran duda ¿Un congreso bicameral auspicia un mejor horizonte político?

Se siga en la composición unicameral o se cambie a la bicameral, no se debe olvidar cuales son las funciones elementales del Congreso, que es legislar, fiscalizar y representar y sería importante que los congresistas lo recuerden. 


[1] La clasificación frecuente es: (I) Bicameralismo imperfecto, (II) Bicameralismo perfecto y (III) Seudo-Bicameralismo. La clasificación también se presenta por la labor que realiza cada cámara (senadores y diputados).

[2] Recuperado de <http://www.kenjifujimori.pe/wp-content/uploads/2017/09/Proyecto -de-Bicamera lidad.pdf>

[3] Elección del conjunto del parlamento a través de listas únicas en todo el país.

[4] Recuperado de  < http://www.pcm.gob.pe/wp-content/uploads/2017/04/Reconstru ccion_politica-ayudamemoria.pdf>

[5] loewenstein, Karl, Teoría de la Constitución, Barcelona: Ariel, 1982, p. 242.

Escribir un Comentario
Nombre:
Email:
  
Ingrese el código que se visualiza en la imagen

Comentario
Del Autor
Mario Ricardo Vera Novoa
Director de la Revista Actualidad Gubernamental
Ex - Funcionario de carrera de la Municipalidad Metropolitana de Lima
Director General de la Oficina de Administración Tributaria de la Municipalidad Metropolitana de Lima.
Contador General de la Caja Municipal de Crédito Popular de Lima.
Consultor y Expositor del Proyecto de Desarrollo de Gestión Municipal del Ministerio de la Presidencia.
Docente y/o Expositor en Diplomados de Gestión Municipal en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Universidad Nacional Federico Villarreal, , San Juan Bautista, Herminio Valdizan, Colegio de Abogados de Lima, Cusco, Junín, Cono Norte, INICAM, INFOPERU.
Docente de la Escuela de Formación Municipal y de la Escuela Nacional de Control de la Contraloría General de la República.
Ha brindado Capacitación y Asistencia Técnica a más de 250 municipalidades Provinciales y Distritales del país.
Consultor y asesor y expositor de la Asociación de Municipalidades del Perú (AMPE).
Docente de INFOPERU.
Director de la Escuela de Formación Municipal.
Asesor y Consultor de diversas municipalidades de Lima y Provincias, Autor de diversas publicaciones en el sector público.
Entradas Recientes
Archivos
 
Octubre 2018
Mayo 2018
Febrero 2018
Enero 2018
Diciembre 2017
Noviembre 2017
Octubre 2017
Abril 2015
Abril 2014
Junio 2013
Febrero 2011
Diciembre 2008
Noviembre 2008